Blog de Yoga, Reiki, Meditación y mucho más | Om Narayana
Blog sobre Yoga, Reiki, meditación y otras técnicas de relajación
Yoga, Reiki, Meditación
1815
page-template,page-template-blog-large-image-whole-post,page-template-blog-large-image-whole-post-php,page,page-id-1815,ajax_leftright,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.5.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Empezar 2018 con buen pie

El año 2018 es un nuevo año lleno de esperanzas y nuevos retos para todos nosotros, y como comienzo de algo nuevo, también nos acompañan expectativas y propósitos. Entre los proyectos más comunes, suelen querer establecerse aquellos relacionados con el ahorro en la economía personal o familiar y la mejora del aspecto físico, pero sobretodo con el enriquecimiento personal. Mejorar todo aquello que en el año anterior hemos comprobado que no funcionaba, bien en nuestro comportamiento o conducta. Ser mejor persona, ayudar más a los demás, quejarse menos, no dejar para hoy lo que podamos hacer mañana, etc. Pero, ¿no os suenan familiares todos estos nuevos propósitos?

Sí, porque no son nuevos. Las personas somos animales de costumbres, y por tanto establecer nuevos hábitos en nuestra vida diaria es muy complicado, sobretodo si no trabajamos con fuerza en ello, analizando cómo conseguirlo, y especialmente creando un corto o medio plazo realista y superable para lograrlo. El famoso “el lunes empiezo” se suele extrapolar a numerosos ámbitos de nuestra vida. La falta de alguno de estos pasos es lo que hace que de un año para otro no hayamos llegado a alcanzar nuestros objetivos personales, y sólo generan frustración y falta de seguridad en uno mismo.

¿Cómo cambiar el chip para conseguir que todo esto cambie? Es una cuestión de actitud, y además de ello, es una cuestión de saber elegir. A menudo vivimos condicionados por nuestro entorno: nuestra jornada laboral, las obligaciones domésticas y familiares, el estrés y preocupaciones que bloquean nuestras actuaciones, etc. Para poder hacer “borrón y cuenta nueva” es muy necesario un cambio de actitud y un gran cambio de vida, por ello hay que saber elegir el cómo.

Empecemos por liberar el estrés y los pensamientos negativos que invaden nuestra rutina diaria, y que son los que generalmente provocan, como la pescadilla que se muerde la cola, las situaciones que nos bloquean y no nos permiten avanzar. El yoga, el reiki y la meditación son una auténtica cura y liberación de todos estos elementos que oprimen nuestro crecimiento. A través de estas actividades aprenderemos a controlar estas situaciones desde dentro, trabajando desde nuestro interior para poder sacarlo al exterior. Nuestro nuevo estado mental y emocional, trabajado con regularidad no sólo nos ayuda a nosotros mismos, sino que se transmite hacia fuera, contagiando de armonía a quienes nos rodean.

Es por eso que queremos enseñar todo nuestro conocimiento para ayudar a las personas a tener una vida mucho más plena y feliz, y que en 2018 se cumplan todos los objetivos personales y se disminuyan algunos objetivos materiales que nos daremos cuenta que son en ocasiones, innecesarios. Empecemos el año con muy buen pie y empecemos a crecer desde el interior.

La honestidad con nosotros mismos

Será necesaria una gran voluntad y compromiso en pos de esa honestidad

La honestidad con uno mismo es quizá uno de los principales pilares en el camino del autoconocimiento, ser capaces de reconocer aquello que nos horroriza o nos repugna de nosotros mismos, mirarlo ecuánimemente y aceptarlo, es indispensable para poder trascenderlo, dejarlo atrás, librarnos de ello, o canalizarlo y convertirlo en algo productivo. Nuestro cerebro, infantilmente piensa que mirando a otro lado, negando la existencia de algo hace que esto desaparezca, y luego se exalta, se ofende o se enfurece cuando aquello que nosotros mismos tenemos y nos negamos a aceptar, lo vemos reflejado en un semejante. Hacemos grandes esfuerzos por mostrar una imagen de nosotros que maquille como nos vemos y ni siquiera a nosotros mismos nos permitirnos mirarnos de frente, presas del miedo a nuestra propia mirada.

 

Hace falta una gran determinación para la auto indagación, para estar dispuestos a saber quiénes somos, y para lograrlo es imprescindible la Compasión, entendida como una mirada de Amor ecuánime que amplíe nuestra perspectiva, y no nos permita caer en el desaliento, en una percepción monstruosa de nuestros aspectos reprimidos, sino desde la comprensión, desde una observación más “científica” de nuestros aspectos menos “aceptables”.

Será necesaria una gran voluntad y compromiso en pos de esa honestidad, de esa decisión de saber quiénes somos, de desear ser mejores, para no distraernos o bajar la guardia ni un minuto ya que todo el tiempo cuenta, no sirve de nada una práctica asilada como la meditación, el yoga o con cualquier otra técnica de esta índole si el resto del día bajamos la guardia, y nos seguimos negando a nosotros mismos tal y como somos realmente. Si no somos consecuentes, si no caminamos aquello que sabemos, o promulgamos, si no “andamos el rezo”, no habrá una liberación real, seguiremos esclavos del “personaje” que hemos creado, sin saber realmente quien somos.

De nada sirven las bellas palabras, las buenas intenciones, los propósitos loables, si no se materializan, si no se realizan, esto es: si no son reales. Solo desde la honestidad, solo siendo consecuentes, siendo auténticos, desarrollando nuestra voluntad, y con un compromiso verdadero con nosotros mismos, podemos romper los círculos viciosos en que nos vemos encerrados cada vez que repetimos patrones de conducta de los que no somos conscientes.

De esta manera, estando abiertos a las posibilidades nuevas, a ver en nosotros ecuánimemente nuestras luces y sombras, estando dispuestos a reconocer en nosotros lo que quiera que veamos, podremos realmente vernos. No se trata de ser perfectos, se trata de ser conscientes, libres y dueños de nosotros, no esclavos de nuestro miedo, de nuestras inercias, se trata de ser nosotros mismos, no nuestro personaje.

www.omnarayana.es

El gobierno de nuestros pensamientos

En el momento que estamos en nuestros pensamientos, no estamos en la realidad

 

En nuestro día a día, mantenemos una permanente conversación con nuestra mente. Esta construye una intrincada red de recuerdos y juicios sobre estos, en base a los que construye otra red de proyecciones de futuro compuesta por temores y anhelos. De hecho es como una excepcional directora de cine que decide qué es lo que más tememos y que es lo que más deseamos que pase, ella sabe embaucarnos y que nos creamos a pies juntillas la película que ha creado para gobernarnos.

 

 

Tenemos mucho miedo de nuestros pensamientos, pero, ¿quién los crea? Tememos a nuestros propios pensamientos, a nuestra propia creación, es como si dibujáramos un horrible monstruo y luego al mirarlo creyéramos que es real y saliéramos corriendo despavoridos. De igual modo con nuestros deseos, nos obsesionamos con ellos hasta el punto de que si no los conseguimos nos enfadamos o nos entristecemos como si realmente hubieran existido y los hubiésemos perdido.

De este modo rehuimos y perseguimos irrealidades, sostenemos situaciones de miedo que derivan en enfermedad o somos capaces de realizar prodigios imposibles gracias a nuestra fe en nuestros pensamientos, la cuestión es ¿sabemos que nosotros los creamos? ¿Por qué nos dirigen ellos a nosotros? ¿En qué momento les entregamos el poder absoluto sobre nuestra libertad?

En el momento que estamos en nuestros pensamientos, no estamos en la realidad, sino que permitimos que nuestra mente la fraccione, la filtre y nos de su propia versión sesgada e interpretada de los hechos. Así es como perdemos perdiendo la espontaneidad, la frescura del aquí y ahora, viviendo una versión adulterada y subjetiva de los hechos y actuando como autómatas que repiten patrones una y otra vez. ¿Cómo podemos ser felices si no abrazamos las cosas tal y como son? Si huimos de ellas o corremos en pos de otras que no están siendo, nunca podremos experimentar la plenitud de la unión con el Todo, en el Presente, sin ambages sin condiciones.

Sin embargo, ¿Qué sucede si vamos más allá de todo pensamiento? Que hay en la fuente de nuestra consciencia? Sencillamente una inconmensurable Paz, un abrumador sentimiento de Amor, esta es nuestra autentica naturaleza esto es lo que somos en realidad, nuestra raíz última, lo que nos compone.

Puede que amando abiertamente sin condiciones cuanto sucede, obtengamos un punto de vista equidistante, solo el Amor nos da la medida de la realidad. Solo morando en ese estado de conciencia ecuánime anterior a todo miedo o deseo, mas allá de nuestros pensamientos podremos realizarnos como lo que somos. Ya que nuestra cualidad última y común a todos cuando retiramos la atención de la mente es amar, da igual todo lo demás, nuestras aptitudes físicas mentales, sexo, raza, credo, si estamos sanos o enfermos. Lo único real y común a todos el vínculo universal es el Amor, ahí es donde todos somos Uno.

www.omnarayana.es

En la búsqueda del ser

La Humildad es la puerta a la realización, y el Amor une, no separa.

 

En la búsqueda del ser, del crecimiento personal o del desarrollo espiritual, se aprenden cosas por el camino, se amplía nuestra conciencia, nuestro campo visual y nuestra perspectiva cambia, eso en ocasiones puede hacernos sentir diferentes a los demás, o incomprendidos o solos. En realidad es solo una ilusión transitoria, una etapa. Muchas veces, recibimos por el camino herramientas o recursos que nos dan más poder, más equilibrio, más seguridad o capacidad de resolución. Esto puede ser un arma de doble filo, ya que, eventualmente, podemos ver a los demás como más pequeños, más débiles o incapaces de comprender lo que nosotros ya hemos visto. Esto es uno de los mayores peligros a los que nos podemos enfrentar. La Humildad es la puerta a la realización, y el Amor une, no separa.

 

 

Una de las trampas más peligrosas del camino espiritual o de crecimiento, es el sentimiento de superioridad o de separación. El “ego espiritual” es nuestro peor enemigo en el camino a la evolución. Es un eufemismo común con el que nos referimos a la prepotencia o soberbia, al complejo de superioridad.

Nuestro miedo aprende todo cuanto nosotros aprendemos y va desarrollando herramientas cada vez más sofisticadas y sutiles para engañarnos. Esto hace que tengamos que ser cada vez más hábiles y meticulosos. Así nos obligamos a desarrollar al máximo nuestra atención.

Sólo siendo humildes y amando con ecuanimidad, nos damos cuenta de que formamos parte de un todo, que somos una manifestación más del Ser o Conciencia Universal. Una flor no es mejor que otra, ambas forman parte del mismo árbol al que pertenecen. Una mano no se siente mejor que la otra ni se atribuye la autoría de sus actos. De igual modo debemos actuar nosotros, espontánea y libremente sin atribuirnos el mérito de nuestros actos ni esperar mayor recompensa que la mera dicha de realizarlos. Siempre presentes en el aquí y ahora, siempre atentos y centrados, libres de juicios de valor y comparativas. Todos buscamos lo mismo; todos estamos en el mismo barco; todos necesitamos el Amor, y la Humildad nos regala la sabiduría de darnos cuenta de esto: la Compasión.

www.omnarayana.es

Un paraíso llamado meditación

Encuentra un espacio infinito en tu interior de paz y silencio en el que reconfortarte y reconstituirte, siente la dicha del Ser y abre tu corazón y tu conciencia.

Los martes y los jueves de 19 a 20 Horas y los lunes y los miércoles de 11 a 12 horas, se abre un espacio a nuestro silencio interior, poco a poco irás desarrollando la capacidad de entrar en ti mismo, de liberarte de tus pensamientos, irás abriéndote paso en el camino de tu realización, descubrirás una nueva forma de libertad

Reiki gratis

Sesiones gratuitas de ReiKi y Reiju (una modalidad de ReiKi). Todos los miércoles, día de puertas abiertas con nuestro taller de meditación y terapias ReiKi gratuitas. Ven y practica o recibe un tratamiento. ¡Te esperamos!